viernes, 27 de septiembre de 2013

El análisis y desarrollo económico de Internet en la Sociedad del Conocimiento

Ayer por medio de un mensaje de Andrés Pedreño me enteré del nacimiento del Observatorio para el Análisis y Desarrollo Económico de Internet (ADEI). Lo hace por iniciativa de Google, de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y del Instituto de Economía Internacional de la Universidad de Alicante. Ni que decir tiene que AFI e IEI son dos pilares para el quehacer, el análisis y la investigación de la Economía y de las finanzas, y…. ¿Qué podremos decir de GOOGLE?
El ADEI está dirigido por Andrés Pedreño y cuenta con un equipo de investigación liderado por Emilio Ontiveros. Nace con la misión de analizar el impacto de Internet en el desarrollo y modernización de la economía española y convertirlo en un motor catalizador para España. Y con esos objetivos “proponer medidas que contribuyan a reforzar una dinámica positiva en torno a la economía digital. Para ello, trabajará en tres áreas de especial interés en la actualidad: la modernización del sector público; el crecimiento, la empresa y la competitividad; y el capital humano vinculado a la educación”.
La importancia de iniciativas de este tipo es capital. El conocimiento, su producción y su proyección sobre los procedimientos de todo tipo (industriales, de servicios, etc.) constituyen el rasgo principal y la clave de la producción, sustituyendo en importancia a las mercancías y a cualquier otro valor en la Sociedad del Conocimiento con respecto a configuraciones sociales anteriores. Este hecho tiene especiales connotaciones en el mundo de la ciencia y de la educación. De esta forma Internet, que es el soporte y el motor de circulación y de proceso del conocimiento, se convierte a su vez en la clave, la columna vertebral, de la Sociedad del Conocimiento.
Para apoyar y justificar estas afirmaciones merece la pena citar algunas de las ideas y razonamientos incluidos en mi reciente trabajo “La Sociedad Postindustrial del Conocimiento: Un enfoque multidisciplinar desde la perspectiva de los nuevos métodos para organizar el aprendizaje” y en este mismo blog la entrada ¿Sociedad de la información?, ¿sociedad del conocimiento?, ¿sociedad postindustrial?,… :
1.
Conocemos a través de Daniel Bell (1976 ) la noción de “sociedad de la información”. Básicamente señala que el eje principal de este tipo de sociedad será la producción de conocimiento teórico, de manera que dentro del sector de servicios el área predominante será la de servicios de producción de conocimientos. Y que éstos a su vez a través del refinamiento de procedimientos y de tecnologías constituirán el eje de la estructura de la nueva economía. Según Bell está nueva sociedad pasará de estar apoyada en la idolología a estar apoyada en la información. (pág. 7)

2.
Otra alusión notable la hace Peter Drucker (1969) en “La era de la discontinuidad”. Emplea el término sociedad del conocimiento, describe los cambios que se producen, pero no le otorga al conocimiento  el papel  de centralidad que le confieren los otros autores. La tesis general que se presenta en su libro coloca el conocimiento "como elemento central de nuestra sociedad y como el fundamento de la economía y la acción social". No es evidente, sin embargo, que se atribuyan los cambios al principio de conocimiento (knowledge principle), o que sean inducidos por él. (Pág. 12) Lo que sucede en los trabajos posteriores de Evers y de Stehr.


3.
La perspectiva de Burch, que coincide con lo que presenta como segundo enfoque de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Iinformación (...) sostiene los siguientes asertos:
Como no puede ser menos, la nueva  etapa se caracteriza por el predominio que ejercen la información, la comunicación y el conocimiento en la economía y en general en todas las actividades humanas. (Pág. 18)

4.
Especial relevancia tienen los rasgos que atribuimos (a través de la famosa cita del Banco Mundial) y las consecuencias de esa característica, en la nueva educación, en su carácter “formativo”. es decir de evaluación en un bucle continuo:
El conocimiento no tiene unidades ni patrones para medir. En todo caso su medición se produciría por la calidad, impacto y alcance de sus consecuencias, y esto se pueden apreciar mucho después de su producción, en realidad puede no dejar de apreciarse nunca. El conocimiento es más difícil de medir que los otros factores. Expresado de forma inusual, en el contexto de su fuente, el Informe sobre el Desarrollo Mundial (Banco Mundial 1998:1) dice: "El conocimiento es como la luz. Sin peso e intangible, puede viajar fácilmente por el mundo, iluminando las vidas de la gente en todas partes".
Este hecho hace que los factores que propician su producción, la educación y la circulación del conocimiento existente de forma previa, han de ser considerados con sistemas de evaluación y de valoración distintos que otros tipos de mercancías o de la forma que se hace habitualmente. La evaluación ha de tener una naturaleza formativa. (Pág. 28)

5.
Las teorías sociales se ven igualmente fuertemente concernidas. Según hemos visto (Stehr y Evers) las premisas de las teorías sociales existentes se ven afectadas en la sociedad del conocimiento. La síntesis sin duda constituye la base de una nueva y significativa teoría social, a la cual están abocadas nuevas investigaciones.
Una de las conclusiones más importantes es que “Al igual a como sucede en la economía el proceso de cientifización y la representación y organización a través de, o utilizando, los modelos científicos afecta a la mayoría de las áreas que tienen que ver con la acción social” (Pág. 33)

6.
Por último, y como conclusión, señalamos que
La característica principal de este tipo de sociedad será la producción de conocimiento teórico, y que dentro del sector servicios  el área predominante será la producción de conocimientos. Y que estos a su vez a través del refinamiento de procedimientos y de tecnologías constituirán el eje de la estructura de la nueva economía. Este anuncio hecho en la década de los setenta (Bell, 1973, 1976)  se ha confirmado sobradamente. El crecimiento de la economía y la mejora delos servicios ha sido  partir de la depuración y del refinamiento de los procedimientos, obteniendo una mayor eficiencia. Esto ha sucedido en la tecnología automovilista (con motores más eficientes, de gestión electrónica, menos contaminantes, de tecnología híbrida,…) en las finanzas y en el comercio (donde la gestión electrónica y los nuevos productos financieros hacen que se pueda hacer un uso más eficiente del dinero y tener acceso a más y mejores servicios), en la farmacología, la cirugía, etc.
Hemos reiterado que en la Sociedad del Conocimiento, la principal base de la producción es el conocimiento. Y éste tiene una característica que determina las relaciones económicas, culturales y el sistema de circular, difundirse y su apropiación: Con el denominador de conocimiento no hay riqueza que no sea creada, a diferencia de como sucede en otro tipo de riqueza determinante en otro tipo de sociedades: Las materias primas, los productos manufacturados, la producción industrial e incluso los servicios. (Pág. 34)

Mientras que se afinan los procedimientos merced a a la tecnología, en otras actividades, no sucede de igual forma con la educación. Seguimos en el paradigma de la era industrial, donde se enseña a todos los alumnos, sea cual sea su forma y su ritmo de aprender, con un mismo patrón en una misma unidad de tiempo. Es cierto como afirma  Reigeluth (1987 y 1994) que el principal problema de nuestra educación, de la educación de nuestro tiempo y de los sistemas de capacitación, no son los profesores o los estudiantes: Es el sistema. Un sistema que está diseñado más para la clasificación que para el aprendizaje. Como no es menos cierto que el sistema anterior está incrustado en esta sociedad. Pero en ella, aunque ha cambiado, sigue habiendo una estructura de valores sociales asociados a los roles y a las funciones de los individuos. Y por tanto existe una relación implícita y distinta entre el mundo de la educación y la estructura social. Sigue siendo un esquema de relaciones predeterminadas el que integra a los individuos, confiere sentido a su papel y a su vocación, en función de la capacitación.

Cabe por tanto plantearse bajo esta perspectiva una reflexión sobre la naturaleza del conocimiento, en esta sociedad postindustrial, y de la educación, y la correlación de los valores sociales con los principios que inspiran el mundo de la formación y su diseño.
Como vemos todo ello es consecuencia del cambio de valores y de relaciones que se produce en la sociedad del Conocimiento.

martes, 3 de septiembre de 2013

¿Sociedad de la información?, ¿sociedad del conocimiento?, ¿sociedad postindustrial?,…

La sociedad del conocimiento, como tantas veces hemos dicho, es también la sociedad de la simplificación. Esa es una cuestión que se plantea desde su propia definición y en su propio concepto. Muchos alumnos, e incluso algunos profesores, se verían en serias dificultades si les preguntasen por algún autor o alguna producción intelectual sobre este concepto. Bastantes no podrían citar más de un autor sobre la sociedad del conocimiento, y aunque también se acepta citarla como “Sociedad de la Información”, algunos no podrían justificar esta denominación con rasgos consistentes que la diferenciaran de otras sociedades anteriores o diferentes.
Sin embargo es imprescindible para penetrar en los cambios que se están produciendo, y su proyección en las formas de aprender y de enseñar, tener un conocimiento cabal, sólido y documentado.

Un primer acercamiento es este pequeño libro que he publicado a partir de algunos de los materiales que utilizo en mi asignatura de máster, y que facilito a quien pueda serle útil.
Sobre lo anterior ofrezco esta reflexión que podemos encontrar en la página 13:


Es importante tener en cuenta la dinámica de los cambios. La aparición de una sociedad no se produce de forma repentina o a saltos, tampoco la aparición de sociedades del conocimiento se produce repentinamente, no es un desarrollo revolucionario, sino más bien un proceso gradual en el que la característica definitoria son los cambios de la sociedad que emerge. Lo recíproco también es cierto, la desaparición de la sociedad anteriormente existente, también es lenta y progresiva, en la misma medida que se dan los cambios, e incluso muchas veces coexisten ambas formas sociales en muchas actividades y en aspectos concretos, predominando las viejas formas, en el comercio, la producción, los servicios, las finanzas, y sobre todo en la educación. Rara vez se producen saltos espectaculares No obstante sí es cierto que los aspectos visibles de la nueva sociedad resultan espectaculares y hacen que los cambios aparezcan como importantes y excepcionales. Como señala Sterh (1994) “la interrupción de las rutinas desplaza a las orientaciones”, y en palabras de Narr ([1979] 1.985:132) es "difícil establecer claramente la cristalización real de un nuevo estado de cosas a fin de identificar, tanto en forma clara e inequívoca, el surgimiento de una nueva sociedad y sus nuevos modos de comportamiento`.
La sociedad del conocimiento no se realiza como resultado de un despliegue que se produce siempre de la misma manera de una forma sencilla e inequívoca. La forma de producirse depende de los grupos sociales y de la configuración social anteriormente existente que, de igual forma, tampoco es única, sencilla o inequívoca.  La sociedad del conocimiento (más valdría hablar de sociedades) tienen rasgos comunes pero son muy diferentes en la forma de manifestarse, porque aun existiendo el factor de la globalización, del que después hablaremos (los nuevos modos tecnológicos de comunicación y transporte rompen la distancia entre los grupos e individuos), se sigue produciendo un factor de aislamiento, o de impermeabilidad, y de diversidad, y el aislamiento entre regiones, ciudades, pueblos, grupos sociales e individuos. De manera que igualmente va a constituir un rasgo de la sociedad emergente el cómo actúan las nuevas fuerzas en esa singularidad. El mundo se abre y cambia, los estilos y las naturalezas se mezclan, sin embargo permanecen las fronteras entre las convicciones y las identidades.


Pueden encontrarlo en Amazon, con las ventajas globales de este tipo de publicación.

Está pensado para ser utilizado como material de apoyo en los estudios de grado y de postgrado que integren como contenido el conocimiento de la Sociedad Postindustrial del Conocimiento (o esos mismos contenidos bajo otra denominación: Sociedad del Conocimiento o Sociedad de la Información). Así ha sido utilizado y se utiliza en la asignatura Sociedad de la Información y del Conocimiento en el Máster de Informática Pluridisciplinar del a Universidad de Alcalá (España).

El tema pues que trata es la nueva Sociedad Postindustrial del Conocimiento, su concepto y sus rasgos. Lo hace con un enfoque multidisciplinar, desde el punto de vista de los nuevos métodos para organizar el aprendizaje. En este trabajo queremos ofrecer una perspectiva de cuáles son las características más relevantes de la nueva sociedad, de forma que esa perspectiva se pueda proyectar sobre distintas disciplinas y sea útil para incorporarla en sus contenidos específicos o para sus objetivos.
Esto se tratará más detalladamente en una segunda parte.



Introducción        
1. El concepto de conocimiento.-
2. Sociedad de la Información y del conocimiento
2.1 La institucionalización del concepto.-
2.2 ¿Sociedad de la información o sociedad del conocimiento?        
2.3 La construcción de la idea. Notas sobre la historia de la teoría de la SIC.
2.4. Implicaciones sociales.
3. Una perspectiva global: Las concepciones en presencia.- Burch-CMSI, Castells-Heimanenn-Tovarld, Sther y  Nevers.-
3.1 La sociedad de la Información/Conocimiento según Burch, y según las derivaciones de la CMSI
3.2 La sociedad de la Información y del Conocimiento como Sociedad-red. La visión de Castells, Himmanen y Torvald
3.3 Nico Stehr
3.4 Evers.- Hacia una sociedad del conocimiento. Crecimiento de la ignorancia. Las sociedades epistemológicas.
4. Conclusiones sobre las características de la Sociedad del Conocimiento.
5. Crecimiento de la ignorancia y sociedad de la banalidad.
Referencias.


No obstante esta edición insisto, a riesgo de que no sea una opinión generalizada, en considerar que la mejor forma de difundirlo es en soporte e-book, y en Amazon. Garantiza una mayor facilidad para las tareas de edición y para su adquisición, y préstamo, en un soporte que es estándar, sostenible y de cómoda lectura.
KDP Select permite tomar el  libro prestado del Kindle Owners’ Lending Library (Biblioteca de préstamo para propietarios de Kindle).
El libro puede ser leído desde los dispositivos lectores e-books de Amazon (los Kindle), pero también desde cualquier otro lector, desde iPad, o desde cualquier tablet o cualquier smartphone (Amazon KDP ofrece APPs para ello). De manera que cualquier alumno o profesor lo podrá consultar prácticamente desde cualquier sitio y en cualquier momento.

Como autor y editor me ofrezco a atender cualquier duda o sugerencia, que siempre serán bienvenidas, en mi dirección mzapata@um.es . Esta edición es la primera que hago en Amazon y, según funcione, continuaré publicando otros trabajos. Por tanto tiene un carácter de edición piloto en esta modalidad. Espero pues comentarios de todo tipo.

Gracias
El autor, Miguel Zapata-Ros

PS Para los que lo prefieran, y puedan hacerlo, también hay una versión en e-book, está en KDP Select y ha sido publicado en la Tienda Kindle cuyo enlace eshttp://www.amazon.com/dp/B00EJRO6G4.